LA OPORTUNIDAD ES TAN GRANDE COMO EL RETO

Presentamos un resumen de los puntos que consideramos clave en el documento presentado por Pablo Echenique para la Secretaría de Organización en el Consejo Ciudadano Estatal celebrado el 20/04/2016.

Operación #AtarseLosCordones

manifiesto_agua

 

Cultura de organización y principios

Primarán los mecanismos y espacios abiertos y transversales en los que nadie es “más de PODEMOS” o “más militante” que nadie porque la pregunta sencillamente no se plantea. Es fundamental que pensemos siempre en los que faltan por llegar al proyecto, que pensemos más en el afuera que en el adentro y que pensemos más allá del concepto clásico de activista o militante. Este perfil es indispensable pero la inmensa mayoría de la gente no encaja en él… y nosotros queremos interpelar y representar a la inmensa mayoría. El compañerismo y el querernos y cuidarnos mutuamente frente al no hacerlo. Si no, ¿cómo vamos a cuidar de los demás?.

 

Retos y propuestas para una nueva fase

Es vital fortalecer el nivel municipal de la organización y en ese nivel los Consejos Ciudadanos Municipales y los círculos juegan un papel muy importante. Por ello, se propone una ronda de reuniones de trabajo entre la Secretaría de Organización Estatal y los Consejos Ciudadanos Municipales y Secretarías Generales Municipales de cada territorio, en coordinación y con presencia de al menos las Secretarías de Organización Autonómicas y a las que se inviten a representantes de los círculos de PODEMOS.

Es vital que recuperemos ese enganche y, con él, esa parte de la ilusión de las bases que se ha quedado en el camino. Si los órganos y los cargos públicos están desconectados de los círculos de PODEMOS, todo funciona peor. Por un lado, los órganos y los cargos públicos corren el riesgo de verse atrapados en la vorágine de las dinámicas institucionales e ir perdiendo así poco a poco el pulso de la calle.

La nueva fase organizativa en lo que afecta a los círculos de PODEMOS tiene que ver con afrontar los siguientes retos y objetivos:

  • El ya mencionado enganche entre los órganos y los cargos públicos y los círculos mediante mecanismos de comunicación y de participación efectivos.
  • Dotar a los círculos de una función clara en la organización.
  • Crear espacios formales de comunicación horizontal intercírculos donde éstos puedan compartir experiencias e información y acumular masa crítica para articular propuestas políticas de mayor alcance.
  • Proponer la creación de la figura de Enlace de un círculo con las Secretarías de Organización Autonómicas, como canal para llevar las propuestas del círculo a los órganos correspondientes y a través del cual hacer llegar la información en la dirección inversa hacia el círculo.
  • Proponer la celebración de encuentros autonómicos de toda la organización que tengan carácter deliberativo, que incluyan a los círculos y que tengan lugar al menos una vez al año.
  • Explorar vías para que los círculos puedan tener ciertos recursos económicos de los que poder disponer para llevar a cabo su acción política.
  • Analizar, descentralizar y acelerar el proceso de validación de círculos
  • Crear un “ambiente interior” en PODEMOS que sea divertido, enriquecedor y agradable, de modo que la gente que ya está se sienta más cómoda y trabaje mejor y que la gente nueva que llegue quiera quedarse simplemente por los incentivos internos.
  • Feminización de los espacios: en un ambiente agradable y de cuidados, los costes de levantar la mano, tomar la palabra o dar un paso al frente se reducen y la participación activa —consecuentemente— aumenta. Pero feminizar es muy difícil si no hay mujeres y eso es un déficit muy importante en estos momentos en muchos círculos y por tanto plantea un objetivo muy concreto: que haya más mujeres en los círculos.
  • Los círculos deben convertirse en espacios transversales donde no domine el perfil tradicional de hombre adulto activista —indispensable pero minoritario en la población general— y más representativos de la sociedad, incluyendo no sólo más mujeres, sino también más jóvenes, más personas con discapacidad, más personas migrantes, más mayores y, si me apuran, más niños. Sólo así podrán servir como herramientas efectivas de interpelación a (e inclusión de) la mayoría social que necesitamos para conseguir un cambio real.
  • Los círculos han de ser la pieza clave para la incorporación al proyecto de las clases más vulnerables. Aunque las capas de la población que peor lo están pasando y que no dependen económicamente de sí mismas —dependientes, mujeres víctimas de violencias machistas, jubilados sin ahorros, familias bajo el límite de la pobreza, etc.— serían las primeras beneficiadas de las medidas que tomase un gobierno de PODEMOS, es precisamente a estas personas a las que más nos cuesta llegar no sólo discursivamente sino también a nivel de participación en el proyecto. Se han de buscar maneras proactivas de acceder a estos sectores que deberían representar buena parte de las bases naturales de la organización. Quien haya visto la película “Techo y comida”, entenderá perfectamente lo que digo.
  • Hay que buscar una mayor conexión entre los círculos de PODEMOS y la sociedad civil y los movimientos organizados, ya que es de ahí de dónde vienen una buena parte de nuestros cuadros.

ASAMBLEA DE PODEMOS EN LA PLAZA DEL PILAR CON LA PARTICIPACION DE PABLO ECHENIQUE, RECIEN ELEGIDO DIPUTADO EN LAS ELECCIONES AL PARLAMENTO EUROPEO.

Soy consciente de que todos estos retos que planteo son ambiciosos y complejos, pero también son ilusionantes y son importantes. En una palabra, son como PODEMOS. Como escribía recientemente, es mi opinión que la única innovación de largo alcance y no coyuntural que PODEMOS puede encarnar es la organizativa. Si bien la aparición de una fuerza con un discurso sintonizado con las mayorías, con un programa verdaderamente democrático y de justicia social y con una apuesta clara por el uso de ciertos canales de comunicación como la televisión o las redes sociales es algo que tiene un efecto inicialmente disruptivo, todo esto ha sido mimetizado y adoptado por las fuerzas viejas en gran medida y con bastante rapidez. Lo que es sin duda mucho más difícil para ellas es la reforma de sus elefantiásicas y torpes estructuras organizativas, toda vez que eso supondría —teniendo en cuenta sus inercias, sus culturas organizativas, sus deudas y su tamaño— seguramente disolverse y empezar de nuevo.

Esto hace que la oportunidad sea tan grande como el reto. No estamos hablando solamente de que esté en nuestra mano no repetir los errores del pasado; es que, además, podemos convertirnos —podemos seguir convirtiéndonos— en la única fuerza con posibilidades de gobernar que sea fundamentalmente distinta.

Está a nuestro alcance la adquisición de una ventaja competitiva tan formidable que nos convierta en la fuerza hegemónica del futuro de nuestro país. De hecho, creo que no hay mucho lugar para un término medio. O somos un objeto organizativo radicalmente distinto de los que nos han precedido en el eje de la conexión real —y no sólo discursiva— con los diversos sectores que conforman la mayoría social o el destino inevitable es la normalización (más o menos lenta, más o menos rápida). La presión de las instituciones a las que ya estamos accediendo y del establishment que teje sus redes de intereses en torno a ellas es tan grande que no hay más opciones que el todo o nada.

Es el momento de empezar a transicionar, despacio y con buena letra, de máquina de guerra electoral a movimiento popular. Es el momento de parar de correr, tomar aire y #AtarseLosCordones .

 

Podéis consultar el texto completo en el siguiente enlace http://pabloechenique.info/operacion-atarseloscordones/

Leave a reply